GOBERNABILIDAD TIBIA

0
97

Este frágil gobierno se ha mostrado renuente a “liderar sin los líderes del anterior gobierno”, ciegamente se empeña en seguir con su hostil administración, anuncia nuevas medidas económicas e implícitamente también crea la necesidad legal de organizarnos como sociedad, como expresión de la soberanía popular, para juntos desarrollar procesos de autodeterminación e incidir en las decisiones , políticas públicas y en el control social de todos los niveles de gobierno, como lo está hoy mismo haciendo el Carchi.

El Presidente Lenin hoy cuenta con una baja aprobación. Es que en lugar de construir se emplazan y se neutralizan unos a otros. Todo se vuelve un show de toma de posiciones. Su Gobierno no ha podido reducir la violencia en el país. Las reformas económicas no aseguran den los frutos prometidos y su mandato ha sido salpicado por escándalos de corrupción de su anterior gobierno con políticos de su actual gobierno.

La unidad y dialogo son palabras en boga del vocabulario del presidente. No hay discurso político reciente donde no lo emplee, los asambleístas y todos los allegados políticos lo usan, otros complementan además con eso de vamos a “eliminar la corrupción”. Unidad, dialogo consensos, de todo esto solamente se habla, no se actúa ni se aplica, por eso la débil posición por el descontento y la insatisfacción social que da como resultado la poca legitimidad del Presidente y poca confianza en la Asamblea.

Ha llegado la hora de las grandes reflexiones porque vamos muy mal. Estamos llenos de dolor y no debemos seguir aumentando el dolor eligiendo malos gobernantes. A esta altura es difícil capitalizar la unidad, no pudieron mantenerla si alguna vez la hubo. Un sondeo reciente muestra el lastre para una buena gobernanza. Sabemos que la frágil unidad nacional es una burbuja que puede romperse cuando Ecuador entre de lleno en la espinosa ruta de las medidas económicas ya anunciadas.

Por la tibia gobernabilidad ¡ El FUERA TODOS ¡ está sonando.