QUEREMOS, OFRECEMOS CAMBIO.

0
163

La totalidad de los partidos políticos en Otavalo confrontan problemas internos derivados de las primarias para la designación de candidatos a prefectos, alcaldes, concejales y miembros de las juntas parroquiales, en esta parte del proceso democrático es lamentablemente donde nuestra “democracia participativa”, permite el surgimiento de un tipo de personas que buscan el poder a cualquier precio.

Para ellos los talleres y seminarios de capacitación política internos y externos no fueron suficientes, los cambios de “rumbos y/o camisetazos” que se dan, inclusive las “ideologías” contrarias se unen, dan muestras   de decadencia en ese sentido, la mayoría quieren y ofrecen el cambio y eso los unen.

Otros en cambio tienen “franquicia” política de Partidos y Movimientos Nacionales, se vuelven grupos empresariales políticos, que hacen el triste papel de alianzas, dizque para impedir que los mismos de siempre vuelva a tener el poder, en nombre del cambio, buscan al público indeciso y descontento y lo activan para votar y para hacer su campaña.

El panorama político es preocupante, pero en esa preocupación hay categorías. Hay algunos que están bien organizados, tiene propuestas sólidas, realizables y reales, tienen estructuras y cuenta con los mejores cuadros preparados en el ejercicio del poder, esto es lo que a la final marcará en estas elecciones en Otavalo.

 “La ciudadanía ya no come cuentos” me dijeron en una entrevista, hoy estará pendiente de aquellos que han demostrado su falta de oficio político, su insensibilidad social, su desconocimiento de la administración pública, en una palabra, su ineficiencia, pero quieren el poder a nombre del cambio que ofrecen.

A los candidatos con el derecho que les asiste la Democracia y participan en estas elecciones, solo decirles y pedirles servicio y trabajo, pero no en beneficios personales, ni por compromisos políticos, sino por un ideal que todos los otavaleños conocemos y sentimos.  Que en sus propuestas no haya fuerzas extrañas, aseguro, pide la mayoría de la ciudadanía y si en eso radica el cambio, bienvenido sea.