Es necesario reconectar a los ciudadanos con la política y con los gobernantes.

0
251

Pasadas las elecciones pluripersonales 2019 y a punto de posesionar a las nuevas autoridades, hay conclusiones que permiten afirmar que en un sistema democrático las elecciones son una condición necesaria, pero no suficiente. Para poder hablar de una democracia plena, falta más garantías a los ciudadanos y a los candidatos para ejercer el derecho a elegir y ser elegido sin constreñimientos y a que los resultados se respeten; hay muchas dudas sobre la transparencia en los procesos electorales, antes y durante las campañas, así como en el conteo y escrutinio de los votos.

Sin embargo, esto no garantiza, por sí solo, la calidad de la democracia. Y mucho menos la legitimidad de los gobernantes, éstas se construyen a partir del respeto al sistema de pesos y contrapesos entre las tres ramas del poder público y a su independencia; del acatamiento de las normas y las leyes; de la no injerencia indebida en los procesos y las decisiones públicas para buscar beneficios personales; de la protección de la dignidad humana y los derechos fundamentales, empezando por el derecho a la vida. Pero también de la libertad de expresión e información, del ejercicio de la oposición y de la protesta, de la participación ciudadana en las decisiones que los afectan.

Los electos, hoy ganaron una gran responsabilidad que tendrán que cumplir y demostrar a sus mandantes, analicemos sus victorias y sus porcentajes.

De 11 candidatos a prefecto de Imbabura Pablo Jurado tiene una votación de 99.381 votos, le gana al inmediato candidato con 51.175 votos, de 312.212 sufragantes que tiene Imbabura.

En Ibarra participaron 11 candidatos, 39.171 votos alcanzó Andrea Scacco y le gana según datos del CNE con 426 votos al inmediato candidato, el total de sufragantes fueron 139.508.

En Antonio Ante participaron 9 candidatos, Rolando López obtiene una votación de 8.678, y le gana al inmediato candidato con 1.070 votos, total de sufragantes 33.474

5 candidatos participaron en Cotacachi, Auki Tituaña consiguió 10.514 votos y le ganó al inmediato candidato con 997 votos, total de sufragantes 34.188

Participaron 13 candidatos, Otavalo el cantón que tuvo más candidatos a la alcaldía, Mario Conejo Maldonado alcanzó 23.890 votos, a su inmediata candidata le ganó con 12.998 votos. Sufragaron un total de 79.851

En Pimampiro fueron 8 candidatos a la alcaldía, Armando Chávez consiguió 4.311 votos y le gano al inmediato candidato con 1.617 votos, sufragaron 11.699

En Urcuquí participaron 10 candidatos, Tyrone Vega consiguió 3.334 votos, ganó al inmediato candidato con 1.321 votos sufragaron 13.453.

En todos los cantones hay un porcentaje importante de ausentismo y de votos blancos y nulos, Imbabura según datos del registro electoral del CNE del año 2017, tiene 360.041 votantes en tanto en todo el Ecuador son 12.816.698 electores.

Si queremos mejorar la democracia, es necesario reconectar a los ciudadanos con la política y con los gobernantes. Esto pasa por mejorar la calidad de las instituciones y de la representación, pero también por mejorar la calidad de los liderazgos.

Lo dijimos y reafirmamos la democracia electoral es importante y debe fortalecerse, es necesario sustentarla en principios éticos construidos a partir del respeto a la dignidad humana, con más y mejor ciudadanía y con pleno respeto al Estado social de derecho. Por eso es importante que los ciudadanos entendamos que los votos obtenidos por un partido o un candidato, por numerosos que estos sean, permiten acceder al poder y ejercerlo. Pero esto no garantiza un buen gobierno, no aseguran la gobernabilidad, ni le confieren, por sí solos, la legitimidad al mandato del elegido. Ésta se tendrá que demostrar y construir con hechos y a tiempo.