El estigma a los empleados de libre remoción (2)

0
144

Son diversos los amigos estigmatizados que hoy con tesón y lucha están en el camino de integrarse en el mundo laboral independiente, como el resto de la sociedad. Yo les veo no me cuentan y soy uno de ellos.

Es difícil entender las lógicas de la estigmatización que sufren, la violencia psíquica que han vivido por los falsos señalamientos, es muy dura; han sido tildados, de corruptos, falsos, ladrones, traidores, mujeriegos, mentirosos, únicamente por haber trabajado en administraciones públicas.

Muchos de estos términos inclusive lo dicen sus “amigos” excompañeros, miembros del propio movimiento o partido para el que sirvieron juntos, en ese círculo estos se vuelven auxiliadores de sus jefes de turno y enemigos de sus amigos. La estigmatización también tiene repercusiones individuales que incluso obligan a huir de los sitios donde vivían por temor a ser mal vistos, tras ser tildados de pertenecer a un bando u otro.

En un movimiento político existen muchos cosas que les adjudican ;  “tienen mucho rechazo” “las consortes de los candidatos dicen no apoyarlos o van a suicidarse o divorciarse si ellos nuevamente ayudan a la campaña , “son causantes de pérdidas políticas eleccionarias”, algunos en ese marco optan por silenciarse ,otros seguir con su apoyo, pocos olvidan el  pasado, y muchos mienten acerca de sí mismos e incluso niegan sus creencias y preferencias políticas para evitar ser asociados con tal partido o movimiento ,que a la postre los mimos integrantes son los más estigmatizadores.

Estas situaciones no solo causan angustia, zozobra y ansiedad, sino que además afectan negativamente sus identidades individuales y colectivas. Estos prejuicios no solo están ligados al género o la pertenencia étnica, sino que también están relacionados con el hecho de vivir en una región u otra.

Los estereotipos se construyen, no son la realidad, son formas que tenemos de captar la realidad, estamos plagados de estereotipos y estos tienen una historia, muchas de las cuales tienen que ver con la forma de vivir y con nuestra educación

Otavalo, tierra de luchas y contrastes en la que se explica que el problema de muchos, es que atribuimos características a las personas sin siquiera conocerlas bien y que en muchos casos, estas características vienen cargadas (pocas veces de valoraciones positivas ,más son negativas), hay desprecio a las personas en los campos estético, económico, moral, cultural, de producción de conocimiento o en las esferas sociales y más en la política, lastimándoles e infringiendo sus derechos a un trato discriminatorio.

Los cobardes principalmente en tiempo de campaña política, toman esos estereotipos, los magnifican para estigmatizar y direccionar la violencia hacia el exdirector o empleado público, que lo único que hizo fue, trabajar, cumplir, servir a su tierra y que salga “limpio” el administrador de turno y pueda nuevamente participar en reelección, irónico que a veces, éste también los estigmatiza.

Mucha gente habla sin saber y las generalizaciones son peligrosas. En mi tierra hay amigos que han sido tildados de todo, durante 14 años trabajaron en lo público, hoy ya 3 años que luchan para borrar y cruzar esas fronteras invisibles trazadas por el estigma.

Habrá que pensar algunas veces para incursionar en el empleo público de libre remoción, es proclive a una gran proporción de confianza por parte de quien tiene a su cargo dichas responsabilidades y una gran cantidad de estigmatización ciudadana, cuando termina su compromiso.